El representante de Lucas Pérez, Rodrigo Fernández Lovelle, se ha puesto delante de los micrófonos de Cope Coruña para echarle un poco leña al incendio en el que se ha convertido el Deportivo de La Coruña esta temporada, aunque intentó moderar el contenido de sus declaraciones: «Es verdad que viendo cómo está a lo mejor la decisión (de volver) no fue la acertada, pero él es muy deportivista. Donde se siente feliz es en su casa y a día de hoy creo que hubiese tomado la misma decisión».

Lovelle aclaró que su puesta se ciñó al sentimiento del jugador, aún sabiendo que esto comprometía sus opciones de ser llamado por España para la cita mundialista: «Asumió un riesgo, sabiendo que venir aquí era mucho más difícil ir a la selección española, y no ha salido bien [...] Nadie podía pensar en estar en la situación en la que el Deportivo está». Además, recalcó el sentir del atacante, puesto que según él «es evidente que ni Lucas ni ningún otro jugador del Deportivo puede estar bien».