Kaká, que en las últimas horas había sido noticia por su presencia en Milán para ver a su antiguo club y sus declaraciones acerca de su futuro tras dejar el Orlando City, podría tener nuevo destino. De manera que a sus 35 años el brasileño prolongaría un poco más su carrera deportiva.

El jugador, de acuerdo con Il Corriere dello Sport, está cerca de unirse al Guizhou Zhicheng chino, equipo que dirige nada menos que Gregorio Manzano. De manera que sería en el país asiático donde jugaría este futbolista a partir de 2018.