Duramente criticado por los tiffosi del AC Milan que presenciaron el choque ante el Hellas Verona, el arquero Gianluigi Donnarumma aprovechó su cuenta de Instagram para defenderse de las críticas y negar que se sintiese coaccionado a la hora de firmar su renovación con el cuadro rossonero.

«No me lo esperaba, ha sido una noche difícil. Nunca dije que había sufrido ’violencia moral’ al firmar el contrato. A pesar de todo, miro hacia delante y tengo la mente puesta en el próximo partido. Forza Milan», espetó un arquero al que su agente, el controvertido Mino Raiola, va camino de hacer casi la vida imposible.