Domenico Criscito (28 años) está encarando su quinta temporada en el fútbol ruso. En 2011 abandonó su Italia natal cambiando el Génova por el Zenit de San Petersburgo. En las últimas semanas ha sido vinculado con el Inter de Milán pero no parece que tenga demasiadas probabilidades de volver a la Serie A de acuerdo con las palabras de su representante.

Andrea D’Amico ha charlado con Tuttosport, donde ha explicado que se está muy complicada su incorporación como nerazzuro. «Para el Zenit es intransferible», ha comentado el agente. No es de extrañar que el club ruso se oponga a su venta, puesto que en lo que llevamos de temporada ya acumula ocho partidos, siendo un año más indiscutible en el once inicial.