La continuidad del capitán del Deportivo Alavés sigue sin estar garantizada. Su contrato acaba el próximo 30 de junio y a pesar de ser un clamor público su renovación, el conjunto vitoriano no está sabiendo convencer al futbolista con unas propuestas que no sacian la expectativa del centrocampista de 31 años.

Según Noticias de Álava, las posturas entre ambas partes aún siguen lejanas y el acuerdo no está próximo. El Alavés no está haciendo una apuesta fuerte por una de sus figuras clave, con una oferta que no sacia las condiciones económicas y temporales de un Manu García que espera poder renovar con el equipo de sus amores. En un culebrón en Vitoria que parece que se alargará en el tiempo, los albiazules aún tienen margen de maniobra.