Resulta curioso el caso de André-Pierre Gignac porque era uno de los jugadores con más posibilidades de abandonar el Olympique de Marsella en el pasado mes de enero. El delantero solamente había sido titular en 1 de los 9 partidos de Ligue 1 que había disputado y además había mantenido roces con Didier Deschamps en los últimos meses.

Sin embargo el atacante decidió no cambiar de aires en el último día, pese a que contaba con hasta cuatro ofertas para abandonar el combinado del Stade Vélodrome. Según ha publicado France Football, Everton, Niza, Brest y Lorient recibieron calabazas por parte de este futbolista que seguirá en su actual club hasta el verano.