Retirado oficialmente desde que colgó las botas el pasado diciembre tras caer con el New York City en la fase final en la conquista por el título de la MLS, Andrea Pirlo ha fijado una fecha como la última vez que se pondrá las botas, en una última experiencia que quiere compartir con sus personas más allegadas, como recoge la página de la azzurra: «Me gustaría compartir mi despedida con mis antiguos compañeros, amigos y niños. Será una noche agradable para todos».

Este encuentro tendrá lugar el próximo 21 de mayo y supondrá la fecha de cierre definitiva para el centrocampista italiano, que lo hará vestido de corto en San Siro: «Elegí San Siro porque es la ciudad donde jugué la mayor cantidad de años y porque, como logística, es más fácil para quienes vienen del exterior». Una última oportunidad para observar al mago en un ambiente más distendido.