En una entrevista concedida a Le Parisien, el argentino Ángel di María ha explicado los motivos que le llevaron a abandonar la disciplina del Manchester United apenas un año después de aterrizar en Old Trafford. Entre ellos, algunos completamente extradeportivos, como los relacionados con el robo que sufrió en su vivienda. «Honestamente, no estábamos contentos. Al principio, estábamos un poco felices, pero luego las cosas se complicaron. Después del robo, no era razonable quedarse allí. Mi familia no era feliz, mi hija estaba sufriendo, por lo que era importante salir», explicó.

Por si fuera poco, su complicada relación con el técnico Louis van Gaal tampoco ayudó y terminó por decantar la balanza en favor del París Saint-Germain. «No me llevaba muy bien con el entrenador, así que creo que la decisión de unirme al PSG era la mejor solución. Al final de la temporada cuando me fui a jugar en la Copa América, tomé la decisión de marcharme», añadió.