Antoine Griezmann ha pasado por zona mixta nada más acabar el partido ante el Qarabag de -Azerbaiyán (0-0). El delantero francés también ha querido hacer autocrítica, especialmente de la falta de puntería de su equipo en los últimos partidos, y sobre todo hoy.

«Han estado fuertes y nos está costando meter gol. Hay que trabajar y mejorar para hacer más goles nosotros. Sabíamos que iba a ser complicado, que ellos replegarían atrás. Hemos tenido algunas pero no las hemos metido, tenemos que trabajar más los delanteros porque atrás estamos bien. Tuvimos ocasiones claras pero hay que buscar soluciones. Llegamos pero no la metemos, son rachas y hay que seguir confiando. Nos quedan partidos y daremos todo para intentar ganarlo todo», afirmó el galo.