Todo hacía indicar que Antonio Luna abandonaría las filas del Levante UD. De todos modos, atendiendo a lo publicado por Marca, da la sensación que su salida se ha atascado. Todavía resta una semana hasta que concluya el periodo estival de traspasos, por lo que la entidad granota desea ajustar sus cuentas para respetar el Fair Play Financiero. Paco López le ha comunicado que no entra en sus planes.

El firme propósito de Luna, de 28 años de edad, es encontrar un proyecto donde recupere la confianza y disfrute de los minutos que considera que merece. No ha llegado a asentarse en el Levante, por lo que pretende recuperar su mejor versión, aquella que ofreció en la SD Eibar. El Granada CF es, en principio, el conjunto mejor colocado para hacerse con sus servicios. Allí competiría por un puesto con Quini Marín, quien, pese a la derrota, dejó grandes sensaciones ante el Sevilla FC.