Destituido hace algo más de una semana, el técnico argentino Antonio Mohamed ha aprovechado una conversación con Radio Galega para asegurar que ni entiende ni comparte los motivos que llevaron a la directiva del Celta de Vigo a prescindir de sus servicios.

«Ya pasó una semana y estoy un poco más tranquilo. Poco a poco la herida se va cerrando. Así es esto del fútbol. Fue duro y lo acepto, aunque no lo comparto para nada. Si supiera que iba a ser juzgado en la cuarta o quinta fecha no hubiera venido. Se dio así y poco más hay que decir. No es de hombre de fútbol hablar cuando estás fuera, se habla cuando estás dentro. Soy una persona que respeta siempre lo que es un vestuario, prefiero ser el dueño de mi silencio (...) Lo que me duele es que de otro lado me evaluaron mucho más rápido. El Celta no era un equipo campeón, era un equipo que seguía manteniéndose donde estuvo el año pasado. El equipo no estaba tal mal», aseguró.