De nuevo el turco ha copado el protagonismo en la actualidad azulgrana. Ayer saltó la noticia de la sanción que la Federación Turca de Fútbol le ha impuesto al futbolista y que se cifra en 16 partidos de suspensión, lo que afecta directamente a los planes del FC Barcelona. ¿Por qué? Pues porque esta situación implica directamente que ningún equipo estará dispuesto a comprar al jugador este verano.

Tal y como publica Marca, su traspiés con el colegiado en el duelo entre Basaksehir, equipo en el que está cedido por dos temporadas, y Sivasspor, va a tener de esta forma repercusión para los culés, que pensaba tratar una posible venta este verano que les diera un ingreso que recuperara parte de lo invertido en su compra. No obstante, con este hecho, Arda Turan va a acudir al mercado arrastrando la multa y la categoría de conflicto, lo que hace imposible pensar que algún club pueda hacer una oferta por su traspaso.