Después de de catorce temporadas sentado en el banquillo del Arsenal, ha sido el propio Arsene Wenger el que ha admitido que ése no será su último club. El galo ha cosechado muchos éxitos en el cuadro de los gunners, pero él mismo ha desvelado sus intenciones de futuro en unas declaraciones que recoge el diario L’Equipe.

El técnico ha desvelado que el club al que le gustaría entrenar en el futuro: «En Francia está el club más cercano a mi corazón, el Estrasburgo». Ese fue el último conjunto en el que militó como futbolista, durante tres temporadas.

Además, el preparador fue cuestionado acerca de una de las principales escuadras de la Ligue 1, el Paris Saint-Germain. «No sé si aceptaría un desafío en el PSG, de momento no sabría contestar, pero por el momento no me lo planteo», afirmó el francés.