Arsène Wenger ha visto cómo en verano Alex Oxlade-Chamberlain se ha ido al Liverpool, mientras que cada vez hay más posibilidades de que Alexis Sánchez y Mesut Özil cambien de aires, no quiere que se repita lo mismo. Por ese motivo ya piensa en renovar a dos jugadores que acaban contrato en 2019.

Son Aaron Ramsey y Danny Welbeck, piezas importantes en sus esquemas de cara al presente y futuro. «Es un asunto que tenemos que resolver en algún momento», ha admitido el técnico francés en declaraciones que ha recogido el Daily Mirror.