El Arsenal sigue teniendo un quebradero de cabeza con la situación de Mesut Özil, y es que a pesar de que han mantenido distintas reuniones para tratar la renovación del centrocampista alemán, no se ha llegado a ningún acuerdo por ahora.

Desde la directiva de los gunners pretenden que con la incorporación de su compatriota Shkodran Mustafi se agilice la operación, ya que el defensor germano podría convencer al ex del Real Madrid, según informa The Mirror. Su contrato acaba en 2018 y a día de hoy no se sabe qué pasará después de esa fecha, por lo pronto el club londinense tendrá que seguir trabajando.