Los ecos de la victoria en la Champions League frente al FC Barcelona (2-1) siguen resonando aún en el seno del Arsenal. Sin embargo, Arsene Wenger sabe que su equipo sigue adoleciendo de una buena solidez en defensa y por eso se ha fijado en un zaguero de 30 años, algo poco habitual en un entrenador experto en dar la alternativa a jóvenes promesas.

Así, de acuerdo con una información que publica Caught offside, el técnico de los gunners tiene en el punto de mira a Emir Spahic. Este central bosnio del Montpellier es una de las alternativas que barajaría el preparador del conjunto ingles para la próxima temporada, ya que es uno de los pilares de su actual escuadra (17 encuentros, 1 gol esta campaña en Ligue 1).