Tras pasar en las últimas horas por la agenda del Real Madrid, y después de que hace un par de semanas posara con la camiseta del FC Barcelona, Arthur se ha pronunciado al respecto. El centrocampista de 21 años, que no podrá jugar con Gremio de Porto Alegre mañana la final del Mundial de Clubes por lesión, ha hablado para la revista Guachazh.

«Mi mánager me dijo que algunos dirigentes del Barcelona vendrían a Porto Alegre a conocerme. Siempre hacen este primer contacto, pero es de buena fe. Nada para esconder del Gremio. En medio del almuerzo me ofrecieron una camiseta del Barcelona. ¿Quién no quiere una camiseta de ellos, vestir su camiseta y jugar en el Barcelona? Fue una foto que no debió filtrarse, pero se filtró. Todo ha sido aclarado. El Gremio tiene los derechos económicos. Si surge una propuesta oficial, tendrán que conversar con el Gremio para acertar con ellos. Si es buena la oferta, entonces hablarán conmigo para llegar también a un acuerdo. Hasta ahora no hay nada de oficial», afirmó el jugador.

También ha insistido en que le gustaría ir al Camp Nou pero se pone en manos de su club: «Todo jugador sueña con jugar en el Barcelona. Mi primer sueño era firmar por un gran club de Brasil, con identidad. Mi sueño era vestir la camiseta del Gremio como profesional, por todo lo que pasé aquí. Cuando las cosas funcionan bien y otros grandes clubes del mundo se interesan, es muy gratificante. Una virtud mía es reconocer y ser agradecido, tener complicidad por todo lo que he pasado. No olvido mi origen, ni cuando las cosas no funcionaron bien y cuánto he trabajado para triunfar. A principios del año era incierto si se daría el salto o no. Era una angustia muy grande. Tengo contrato con el Gremio. Sólo si surge una propuesta y el Gremio acepta, estaré en enero en Barcelona. Jamás saldría del Gremio por la puerta falsa».