Casi sin querer, el alavés Aitor Ocio ha confirmado que cuelga las botas. El central quería explicar su decisión en rueda de prensa tras la disputa de la final de la Copa del Rey, pero en una entrevista concedida a Radio Bilbao, el jugador decidió adelantar la noticia.

Apartado de los terrenos de juego desde el cuso pasado por culpa de una lesión de cadera, el experimentado zaguero (35 años) ha optado por despedirse del fútbol profesional pese a que contaba con propuestas de clubes extranjeros.

Surgido del Aurrerá, Ocio vivió un reguero de cesiones antes de debutar con la primera plantilla del Athletic de Bilbao. Tras dos años en los que apenas contó con minutos, el futbolista se marchó al Sevilla para disfrutar de la época dorada del cuadro hispalense. En 2007, el defensa regresó a San Mamés, donde ha vivido una segunda etapa de cinco campañas a la que ahora pone punto y final.