La enorme temporada que protagonizó Aymeric Laporte con el Athletic Club no pasó desapercibida por los equipos más importantes de la Premier League. Chelsea, Manchester United y Arsenal estuvieron tras sus pasos y todos ellos sabían que los leones se remitirían a su cláusula de rescisión de 50 M€ en caso de que se decidieran a ir a por el joven central de 21 años.

Aunque antes de depositar tal cantidad, la operación debía contar con la aprobación del propio futbolista. En este sentido, Mundo Deportivo destaca que al francés no se le pasó en ningún momento abandonar San Mamés. De hecho, en junio, poco antes de la apertura de la ventana de transferencias, el prometedor zaguero renovó su contrato con el conjunto rojiblanco.