Explosiva fue su aparición en las filas del primer equipo rojiblanco, donde alcanzó su máximo brillo en un duelo frente al FC Barcelona. De aquello hace ya dos años, y la versión de ese Sabin Merino que apuntaba a tener un protagonismo en el futuro de la entidad bilbaína queda ya en el retrovisor. No obstante, este no pierde la ilusión de triunfar en el Athletic Club y los rojiblancos no le han empujado a buscarse equipo, o esto es lo que indica El Correo.

El medio señala que su situación es totalmente distinta a la de otros futbolistas en plantilla como puede ser la de Mikel Vesga. El club no le ha comunicad la obligatoriedad de que encuentre un nuevo acomodo en el mercado, por lo que se espera que se ponga a disposición de Eduardo Berizzo y él sea el encargado de decantar la balanza de su futuro. Aunque este afronta su último año de contrato, el delantero quiere ultimar sus posibilidades de hacerse un hueco en el plantel vizcaíno.