Guardameta en propiedad del Athletic Club, plantilla de la que volverá a formar parte a partir del 1 de julio tras un excelsa temporada en el Huesca, club con el que ha logrado el ascenso a Primera División con él como uno de los protagonistas. Ahora, el futuro plantea una gran incertidumbre para Álex Remiro (23 años), quien es consciente del tapón que ejerce Kepa Arrizabalaga en Bilbao y la oportunidad que se le presenta ante una posible continuidad en el club oscense, lo que le hace dudar a la hora de plantearse su lugar en la ciudad vizcaína, tal y como reconoció en una entrevista a Cadena Ser:

«Estoy un poco a expensas de lo que quieran hacer conmigo. Quiero demostrar donde vaya que no quiero ser suplente. Creo que tengo cualidades para, al menos, que alguien me dé una oportunidad y así lo aprovecharé. Si es en Huesca, mucho mejor. Si es en el Athletic, sería un sueño». Entre las posibles vías, no se descarta que el futbolista renueve su contrato que expira en 2019 con los rojiblancos y vuelva a ser cedido a los blaugrana por parte de la entidad de San Mamés.