Justo el día antes de conocerse que el Athletic Club había acordado el fichaje del lateral zurdo Cristian Ganea, el canterano Enric Saborit firmó el mejor partido que se le recuerda en mucho tiempo. El carrilero cumplió con creces en el apartado defensivo y se encargó de asistir a Iñaki Williams en el tanto que permitió al club vasco arrancar un empate ante el Espanyol.

Aunque tras este fichaje, su continuidad en el cuadro vasco se antoja complicada, parece claro que el defensa catalán está decidido a apurar sus opciones de continuar vinculado a una entidad con la que acaba contrato el próximo verano. «No sé si es incentivar, yo ahora me centro solo en mi momento y en ayudar al equipo. Estaría encantado de seguir, pero esto es fútbol», reconoce el futbolista en declaraciones que recoge el diario As.

Saborit, que suma 11 encuentros este curso, está aprovechando la baja por lesión de Mikel Balenziaga, el futbolista que hasta ahora le ha cerrado el paso, para mostrar una versión mucho más competitiva que la ofrecida en el pasado.