Kepa Arrizabalaga debería renovar en breve con el Athletic de Bilbao, ya que es esta una de las prioridades que se ha marcado el cuadro rojiblanco para las próximas semanas. Todo indica que no debe haber problemas para que se cierre este acuerdo, que permitiría la continuidad del arquero en San Mamés.

El Correo desvela ahora los detalles del nuevo contrato que espera al guardameta en el conjunto vasco. Un contrato hasta 2022 (el actual expira en 2018) y una cláusula de rescisión de nada menos que 50 M€, que lo blindará así ante futuros pretendientes, pues quieren en Ibaigane que sea el portero del club durante muchos años.