Tras más de cuatro meses sin pisar un terreno de juego por culpa de las lesiones y la falta de oportunidades, el centrocampista Mikel Rico (34 años) volvió a ser titular en el choque que anoche midió al Leganés con su equipo, el Athletic Club. El de Arrigorriaga acaba contrato el próximo 30 de junio y asume, que salvo sorpresa, pondrá punto y final a su vinculación con el cuadro vasco en apenas unas semanas.

«Está complicado. He jugado muy poco, voy teniendo una edad, hay gente que está cedida que está muy bien, gente que llega de abajo... Estamos muchos. No sé qué pasará. Soy un enamorado del Athletic, encantado de haber estado aquí y si no sigo, hasta aquí hemos llegado, muchas gracias y a seguir», aseguró en declaraciones a Radio Euskadi.