Aunque vive bajo la alargada sombra de Jan Oblak, el meta madrileño Adán sigue conservando la ilusión y confía en encontrar la oportunidad de acumular una mayor cantidad de minutos con el Atlético de Madrid. «Vengo cada día con la intención de jugar. Es lo que me mantiene a tope y a disposición del míster, preparado para cuando llegue la oportunidad. La competencia mejora al grupo. No te puedes relajar ni acomodar aunque estés jugando menos. ¿Dudas? Sé dónde estoy, el nivel que hay y el reto que afronto desde antes de venir, pero quería ser parte de esto e intentarlo. En eso estoy. La ilusión no baja porque tengo claro el objetivo y no dejaré de pelear», explicó durante una entrevista concedida a As.

Igualmente, el arquero dejó claro que mantiene una excelente relación con el internacional esloveno. «Es un compañero fantástico, con quien tengo buena relación. Un porterazo en quien fijarte y de quien aprender y luego competir trabajando. Sé la dificultad que supone estar con Jan, pero cada semana mi meta es jugar. Es la ilusión con la que trabajo. Somos 20 futbolistas, unos juegan más, otros menos y hay una competencia sana. Oblak es un tío más serio, pero es muy agradable charlar y entrenar con él», aseveró.