«Vamos a intentarlo hasta el final. Sabíamos era importante ganar hoy y luego ya veríamos. Estoy contento por el gol, por los compañeros, que así los ayudo. Ojalá podamos mejorar, yo el primero. Intento dar lo mejor de mí mismo en cada partido. Ahora a seguir trabajando. No entraba. Intentaba hacerlo lo mejor posible en los entrenamientos y en mi selección, pero... Nos queda un partido bonito por jugar, en un estadio bonito. Iremos a ganar».

Así ha hablado Antoine Griezmann sobre el césped del Wanda Metropolitano en declaraciones a beIN Sports. El delantero francés abrió el marcador hoy ante la Roma, y después ha realizado autocrítica por sus actuaciones en los últimos partidos, si bien hoy ha sido decisivo.