El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, ha valorado como en él es costumbre la actualidad del club desde su singular punto de vista. En este caso, para la revista Panenka, el dirigente se ha referido al futuro de Diego Simeone y también al de Antoine Griezmann.

«Tengo una curiosidad: si mañana se va Simeone, ¿la afición seguirá considerándolo un héroe?. El aficionado se deja llevar por un sentimiento irreal. ¿Cómo se explica que aplaudan a un jugador aunque falle, y por hacer una declaración, ya no le perdonan nada? No están aquí para dar besitos al escudo, sino para meter goles y jugar bien. El romanticismo en el fútbol, del que tanto habla la gente, es muy eventual. El fútbol no es romántico. Es una realidad social que expresan once jugadores contra otros once, y un tipo los dirige. Como la vida misma», afirmó el dirigente.

En cuanto al francés, ha recordado la salida de Sergio Agüero pero ha afirmado que no cerraría las puertas al galo: «Todos los que se han marchado del Atleti, lo han hecho felices. Todos menos el Kun. Agüero ni se despidió. Si se hubiese ido como Falcao o Forlán, aquí le recibirían bien, por eso veo lógico que se le pite. Si un jugador pide un cambio es porque tiene una mejora económica en otro club, así que si tú no puedes pagarle, es normal que se quiera buscar la vida. No conozco a nadie que se quede en su empresa cuando viene otra que le ofrece el doble. Y no se quiere menos a una persona por marcharse».