Álvaro Morata lo tiene claro. Aunque aclimatarse al Atlético de Madrid no ha sido una tarea sencilla por culpa de su pasado madridista, el delantero asegura que se ha sentido muy cómodo en el cuadro rojiblanco y que confía en permanecer en el equipo la próxima campaña. «La verdad es que personalmente estoy muy contento más allá de lo deportivo por el club al que he llegado, por como se ha comportado la gente... que no era fácil al principio por las circunstancias con las que venía aquí. Sabía que tenía que hablar poco y trabajar mucho (...) Estoy muy contento de haber venido aquí y espero poder quedarme», aseveró.

A lo largo de su conversación con Marca, el punta también analizó la marcha del que estos años ha sido gran referente del equipo, el delantero galo Antoine Griezmann. «Bueno, es una cosa que cabía la posibilidad por el pasado. No es tanto si te lo esperas o no. Si estás dentro del vestuario ves lo que pasa y sabes que existe esa posibilidad. Lo único que se puede hacer es respetarle. Ha sido uno de los mejores de la historia del club, ha dado mucho al Atlético. Hay que apoyarle. A mí personalmente me ha tratado estupendamente. Le deseamos lo mejor mientras no juegue contra el Atleti, claro», indicó.