El Atlético de Madrid ha cambiado su política con respecto a las cláusulas que pone ahora a sus jugadores. El mercado de fichajes parece haber enloquecido el club colchonero prefiere curarse en salud y prepararse para lo que pueda venir. Por eso ha comenzado a imponer cláusulas de rescisión más elevadas a sus futbolistas.

Tal medida se puede ver claramente reflejada en Diego Costa. El Atlético de Madrid hará efectiva la compra del ariete en 2018 y le impondrá una cláusula de 200 M€, según el Marca. Dicha cláusula tan elevada tiene como objetivo alejar a todos aquellos equipos que quieran fichar al futbolista.