Este verano está suponiendo un enorme gasto para las arcas barcelonistas tras los conocidos fichajes de Piqué, Álves, Martín Cáceres, Alves o Hleb. Por el contrario, las salidas de jugadores se están haciendo con cuentagotas y a unos precios muy por debajo de lo que cabría esperar. Tal es el caso de Deco, que se marchó en dirección a Londres por 10 M€ o Ezquerro, que rescindió su contrato y ya tiene la carta de libertad para poder fichar por cualquier equipo.

Mucho más lucrativos han sido para el FC Barcelona los conciertos de Bruce Springsteen en la Ciudad Condal, y por los que según destaca Sport obtendrá, 1.5 M€ en virtud de varios conceptos entre los que se encuentran la instalación, las entradas y la facturación en concepto de restauración que es explotada por el mismo Barça. En fin, un negocio muy beneficioso.