La paralización de las negociaciones que debían propiciar el desembarco de Óscar Cardozo en el Fenerbahçe (ver artículo) han propiciado que dos importantes equipos europeos, Spartak de Moscú y Nápoles, vuelvan a interesarse por la contratación del ariete del Benfica.

Según relata A Bola, la presencia del paraguayo en la agenda napolitana tiene mucho que ver con las dificultades que arrastra el fichaje de otro delantero que también juega en Portugal, el colombiano Jackson Martínez.