Con motivo del choque que mañana mismo mide a su actual equipo, el Espanyol, con el Celta de Vigo, el delantero compostelano Borja Iglesias concedió anoche una entrevista a Radio Galega en la que desgranó los motivos que llevaron a abandonar la disciplina del cuadro celeste el pasado verano.

«La oferta de renovación del Celta era ridícula comparándolo con el mercado actual. Después intentaron mejorar las condiciones pero mi decisión ya no estaba tomada únicamente por lo económico (...) Decían que me querían renovar pero el entrenador -Antonio Mohamed- no me llamó en ningún momento para estar en el equipo. No sabía si era verdad o no. Tampoco desde la dirección deportiva me llamaron. Sé que Felipe Miñambres habló mucho con mis agentes pero el último mensaje que yo intercambié con él fue antes del play off de ascenso con el Zaragoza», relató.