A sus 18 años, pocos hay que dudan que Brahim Díaz es uno de los talentos emergentes del fútbol español que apuntan a convertirse en una de las grandes estrellas de futuro y que, por ahora, dicho futuro le mantiene unido al Manchester City, club en el que se presume difícil de tener oportunidades ante el cúmulo de estrellas que existe la primera plantilla, siendo una buena opción la de ceder a este a un club en el que puede obtener experiencia y madurez como futbolista.

Entre estas opciones está, según Sport, el Girona, quien ya ha servido de puente para varios de los integrantes jóvenes de la disciplina citizen, pudiendo ser el caso del canario una nueva muestra de la estrecha relación entre equipos gracias al acuerdo que mantienen. Así, parece posible que veamos la próxima temporada, y de primera mano, la calidad que retiene el jugador.