La continuidad de Maxi Gómez en Vigo ha cambiado totalmente la idea que se estaba formando el Celta de cara al mercado de enero, o al menos así lo asegura La Voz de Galicia. Sin los 20 M€ que esperaban recaudar y con el delantero en plantilla, el club vigués puede toparse con la exigencia de minutos por parte John Guidetti. Eclipsado por el ex de Defensor, el sueco ha estado a su sombra desde que se recuperó de su lesión y esto es algo que no puede permitirse si quiere estar en la cita mundialista del próximo verano.

El Celta planea vender, pero también realizar incorporaciones. Dos se preveían antes de este cambio de rumbo, la de un delantero y un zaguero, pero finalmente será únicamente la opción de un central la que se valore siempre y cuando no haya ninguna salida que modifique, de nuevo, la planificación a la que han tenido que adaptarse con el último giro. El riesgo de lesión de Sergi Gómez sería el motor de búsqueda para un relevo que fortaleciera esa posición en el plantel de un Unzué que desea contar, al menos, con los mismos miembros o alguno más para la segunda vuelta de la competición.