La UEFA dejó caer el pasado mes de mayo que el estadio San Paolo de Nápoles no se encuentra en las condiciones necesarias para acoger los partidos de la Champions League. El estadio se encuentra en obras desde hace un tiempo, pero estas no parecen avanzar. Carlo Ancelotti ha manifestado su descontento al respecto.

«Vi el estado del vestuario en San Paolo. No hay palabras. Acepté la solicitud del club de jugar los dos primeros juegos fuera de la casa para que el trabajo pudiera terminar como lo prometí. ¿Dónde deberíamos cambiar para jugar contra Sampdoria y Liverpool? Estoy indignado por la incorrección e insuficiencia de las personas que tuvieron que hacer este trabajo. ¿Cómo podrían la Región, el Ayuntamiento y los Comisionados no cumplir con sus compromisos? Veo desprecio y falta de apego al equipo de la ciudad. Estoy consternado», declaró.