En el aire está la continuidad o no de Carlos Bacca, actualmente cedido por el AC Milan en el club del ’submarino’, cuya importancia en la plantilla se multiplicó desde que fue anunciada la marcha de Cédric Bakambu. Sobre él recayó la gran responsabilidad del gol. Aunque tuvo un inicio de temporada algo dubitativo, todavía en la compañía del congoleño, el año del colombiano ha resultado positivo, acumulando tras de sí 15 tantos en LaLiga.

Ahora, el contrato firmado implica la separación de su camino del Villarreal el próximo 30 de junio a no ser que estos ejecuten la opción de compra pactada con los rossoneros (15’5 M€), una que están meditando mucho su realización. Por la parte del futbolista, en unas declaraciones recogidas por Marca, este dejaba claro dónde quiere que esté su futuro: «Yo ya he dicho que me quiero quedar aquí, yo me siento cómodo en el Villarreal, y en Milan el último año no fue bueno, con el entrenador que tenía no pude rendir porque no me sentía importante. Por eso tomé la decisión de venir aquí y por eso la idea de seguir en el Villarreal. Ahora ya queda en manos de los clubes y de mi representante».