Anoche el Celta de Vigo perdía en casa ante el Deportivo Alavés (0-1), resultado que coloca a los de Vitoria como líderes provisionales. Pero que a su vez deja al equipo gallego en una situación delicada, y especialmente a su entrenador, Antonio Mohamed, quien se refería a su situación.

«Esto es así. El entrenador depende de los resultados. Miedo tengo a otras cosas. Mi futuro no depende de mí, depende de la directiva. Yo trabajaré hasta que me digan que no hay más. A veces las cosas salen y otras veces no. Hubo otros entrenadores que perdieron diez partidos y luego reaccionaron. Espero estar el lunes entrenando con la misma ilusión con la que preparé este partido. Vamos a seguir insistiendo en lo que estamos haciendo. Lo que depende de mí lo voy a hacer al cien por cien hasta el final. Tengo 15 años de experiencia en esto», afirmó el técnico.