Lionel Messi renovaba en noviembre su contrato con el FC Barcelona hasta 2021, con un salario de 40 M€ netos anuales y una cláusula de rescisión de 700 M€. Unos argumentos más que sólidos para que la entidad catalana pudiera retener al mejor futbolista de su historia, que amenazaba con cambiar de aires gratis.

Sigue siendo el argentino el gran referente del cuadro culé, aunque esto no quiere decir que de vez en cuando no protagonice especulaciones que tratan de alejarlo del Camp Nou. Por ejemplo, ahora Mundo Deportivo afirma que en China sueñan con que pueda desembarcar en un futuro en este país.

Concretamente en el Hebei Fortune, que ha fichado a dos de sus mejores amigos en el mundo del fútbol como son Ezequiel Lavezzi y Javier Mascherano, quienes tendrían que convencerle en unos años para ir a este país.