Si quisiera, Mousa Dembélé podría ser uno de los mejores centrocampistas del fútbol actual, una sensación que el futbolista transmitió ayer en el duelo frente a la Juventus de Turín en el feudo de los italianos que se saldó con un empate (2-2) y el protagonismo descomunal del jugador belga, líder absoluto del Tottenham en un encuentro en el dio un recital de juego. A sus 30 años, al internacional por Bélgica le sigue faltando esa regularidad que consagra a los futbolistas con clase, pero donde es clara su calidad es incuestionable.

Según The Sun, el futuro de Dembélé podría separarle del camino de los Spurs con brevedad, puesto que el Beijing Guoan planea realizar una suculenta oferta por el mediocentro que le haga cambiar de continente antes del próximo 28 de febrero, fecha en la que cierra el mercado chino.