«Era un alcohólico porque no era capaz de beber sólo una cerveza. Yo bebía hasta caer al suelo no bebía. Cuando llegue el Real Madrid se me fue de las manos. Ahí bebía mucho, pero no era de noche. Algún periodista me veía bebiendo, pero la buena racha que vivía maquillaba la situación». Cicinho confesaba de esta manera su adicción al alcohol.

Ahora, a sus 37 años y tras una temporada apartado de los terrenos de juego, el futbolista está rehabilitado y ha vuelto a firmar un contrato con un equipo profesional de fútbol. Jugará en el Brasiliense, un equipo de la Serie D brasileña. Cicinho vuelve a los terrenos de juego.