André Cury, empleado del FC Barcelona que gestiona los movimientos del club en Brasil en busca de nuevos talentos, tenía un 3% de los derechos de una futura venta de Neymar, después de haber sido clave en su llegada desde el Santos consumada en 2013.

La Cadena SER afirma en las últimas horas que cobró esa cantidad de 6,6 M€ por la controvertida fuga del delantero brasileño. Aunque fuentes de la entidad catalana lo han desmentido tajantemente a Mundo Deportivo en las últimas horas.