El central belga ha ganado peso dentro del FC Barcelona. Gracias a la situación que atravesó el club, con diferentes lesiones que premiaron que tuviera que actuar en la zaga durante el mes de diciembre, este se ganó a Ernesto Valverde y desde ahí la decisión de que Thomas Vermaelen es una buena carta que tener bajo la manga, mostrándose siempre como un futbolista más que cumplidor.

A pesar de que su fichaje fue prometedor, las lesiones impidieron al jugador probarse como miembro de la entidad del Camp Nou. Sin embargo, sus buenas actuaciones esta temporada habrían animado al FC Barcelona a replantearse su situación, cuyo contrato expira el 30 de junio de 2019. Según Mundo Deportivo, el club medita plantearle una renovación que tendría su punto clave al inicio de la próxima campaña.