Aunque el Mundial 2018 aún no ha concluido, la FIFA ya ha confirmado las fechas en las que se disputará la próxima edición. El torneo, que tendrá lugar en Catar, no se desarrollará en verano, sino que lo hará entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre.

De este modo, las grandes ligas del continente europeo se verán obligados a realizar un importante parón durante más de tres semanas que seguramente terminará condicionado el resultado de las mismas.