Inter de Milán 4 – 1 Cagliari

El Inter de Milán quería sobreponerse cuanto antes del empate del pasado fin de semana en el Giuseppe Meazza contra el Atalanta, rival del Valencia en los octavos de final de la Liga de Campeones. Empate y gracias, dado que Alejandro Darío Gómez (’Papu’) estrelló un zapatazo contra el travesaño, al tiempo que Samir Handanovič se convertiría en el héroe de los suyos al atajar una pena máxima. Un penalti que lanzaría Luis Muriel, viejo conocido del Sevilla, pero que el cancerbero esloveno de la escuadra nerazzurri conseguiría repeler para salvar un punto. No obstante, la victoria de la Juventus de Turín en el feudo de la AS Roma le devolvería el liderato de la Serie A al vigente campeón transalpino.

La escuadra comandada por Antonio Conte se enfrentaba al Cagliari en la Copa Italia, un encuentro que encarrilaría al poco de producirse el pitido inicial del colegiado. Romelu Lukaku, que está firmando un curso magnífico, sería el encargado de inaugurar el electrónico (1 – 0). Una ventaja que ampliaría Borja Valero, recordado con cariño por los seguidores de Real Mallorca y Villarreal, antes de alcanzar el ecuador del primer acto merced a un pase filtrado por Nicolò Barella (2 – 0). Nada más regresar del túnel de vestuarios, Lukaku firmaría el doblete en su cuenta particular para dejar el choque casi visto para sentencia (3 – 0), con su socio Lautaro Martínez viendo el duelo desde el banquillo. Christian Oliva anotaría la diana de la honra para las tropas de Rolando Maran (3 – 1), que apenas pudieron plantar batalla ante uno de los mejores equipos de Italia. La goleada sería redondeada por Andrea Ranocchia (4 – 1), por lo que el Inter estará presente en los cuartos de final.