El cambio de entrenador puede ser una bendición para algunos jugadores, pero una maldición para otros. Cuando hay un relevo en el banquillo, todo lo hecho anteriormente no cuenta para nada, en muchos casos. Por ello, futbolistas relegados al banquillo pueden convertirse en titulares y viceversa.

Esto ha ocurrido en el Córdoba. La llegada de Miroslav Djukic a la ciudad andaluza ha traído muchos cambios, aunque pocos han sido constantes. Algo que si se ha mantenido constante, han sido los descartes. Desde la llegada del técnico serbio, hay cinco jugadores que no han disputado ni un minuto. Son Deivid, Rayder Matos, Caballero, Saizar y Havenaar. De este quinteto, tres fueron fichados este verano.