Ahora la noticia suena como poco sorprendente, pero en el verano de 2004 Lionel Messi estaba en el FC Barcelona B, que militaba en Segunda División B. Y según explica el diario Sport, el Lleida, entonces en la categoría de plata, firmó un convenio de colaboración con el cuadro culé.

El argentino pudo entonces haber sido cedido a este conjunto, pero Txiki Begiristain impidió su salida. Esa temporada entró en algunos encuentros del primer equipo de la mano de Frank Rijkaard, y ya en el siguiente ejercicio se consolidó definitivamente en la primera plantilla.