Hoy es pieza fundamental del Real Madrid y se ha ganado por derecho propio ser considerado como uno de los mejores centrocampistas del mundo. Luka Modric llegó en 2012 al cuadro blanco procedente del Tottenham, donde brilló previamente, pero su carrera pudo haber sido diferente.

Porque en 2003 el modesto Sochaux de Francia estuvo muy cerca de hacerse con sus servicios. El Dinamo de Zagreb pedía 5 M€ por él, y finalmente acabó marchándose en 2008 a la Premier League. Aunque viendo su calidad parece claro que hubiera triunfado en cualquier destino.