Convertido en uno de los referentes del Manchester City desde su desembarco en 2015, el centrocampista belga Kevin de Bruyne podría haber tenido un destino muy distinto. Así lo recuerda el propio futbolista en Players’ Tribune, donde señala que durante su cesión en el Chelsea el por aquel entonces entrenador del Borussia Dortmund Jürgen Klopp intentó su fichaje, aunque no llegó a concretarse.

De este modo, el jugador recuerda que «Cuando estaba en el Chelsea, la prensa no para de hablar de mi relación con Mourinho. Pero la verdad es que con él sólo hablé un par de veces. El plan siempre era salir cedido y por eso en 2012 me fui al Werder. Y me fue muy bien esa temporada (…) Cuando regresé al Chelsea, algunos clubes alemanes querían contratarme. Klopp me quería para el Dortmund, que jugaba un fútbol que me agrada. Pensé que el Chelsea me iba a dejar salir, pero Mourinho me mandó un mensaje. ‘Tú te vas a quedar aquí. Quiero que seas parte de este equipo’». Las cosas, sin embargo, no fueron como hubiera cabido esperar y el jugador belga finalmente terminó marchándose al Wolfburgo antes de dar el salto a Manchester.