Fue el París Saint-Germain el equipo que terminó haciéndose con Mauro Icardi (26 años), pero fueron muchos los equipos que estaban tras la pista del delantero argentino. Varios de esos nombres eran grandes conocidos como la Juventus de Turín o el Nápoles. Tras el fiasco de no haber podido hacerse con el ariete, Aurelio de Laurentiis, presidente del Nápoles, aseguró no lamentar haber recurrido a Fernando Llorente (34 años).

«Para comprarlo, ofrecí el Inter 60 M€ más bonus adicionales, por un total de 65 M€. A Wanda Nara (esposa y agente del jugador, ndr.), por el contrato, le ofrecí una suma bruta alrededor de 12 M€. Mauro Icardi no es estúpido y puede haber entendido que para volver al nivel europeo era mejor ir a un equipo como el PSG, donde puede sobresalir más fácilmente que en Nápoles. Para él fue la mejor opción», declara el presidente para el Corriere dello Sport.

«Nunca me arrepiento de nada. La llegada de Mauro Icardi habría impedido la llegada de Fernando Llorente, estoy tan convencido como Carlo Ancelotti. Él habría eclipsado y ejercido una presión negativa sobre Milik, a quien todavía considero la verdadera estrella del ataque de Nápoles», sentenció.