El polivalente defensor del Zenit de San Petersburgo pondrá fin a su etapa en Rusia en los próximos meses, ya sea en el mercado invernal porque el cuadro ruso decida traspasarlo a la baja, o en verano, cuando termina su contrato y podría irse a coste 0.

Domenico Criscito (30 años) no ha renovado ni lo hará. Según Tuttomercato, tras seis temporadas en San Petersburgo, el jugador quiere regresar a Italia donde ya fue perseguido en el pasado por Genoa y Juventus. El futbolista es una buena carta en la manga para cualquier club ya que puede actuar tanto en el lateral izquierdo como central, ofreciendo buenas prestaciones en ambos puestos.